La Bondad De Dios

//La Bondad De Dios

La palabra “bueno” significa tantas cosas que debemos comenzar con una definición de la misma.  La palabra “bueno” es un término general de aprobación.  Puede significar mejor que el promedio, como en “El es un buen estudiante”.  Puede significar algo que produce resultados favorables, como en “Un Jeep es bueno para manejar fuera de ruta”.  Puede significar algo que es honorable, como en “tener un buen nombre”.  Puede significar algo que es disfrutable o agradable, como en “La vida es buena”.  Puede significar algo que es confiable o de lo cual se puede depender, como en “buen consejo”.  Puede significar algo que es completo, com en “Hizo un buen trabajo”.  Puede significar lo que es adecuado, amplio, o suficiente, como en “una buena comida”.  Puede significar lo que es moralmente correcto o excelente, virtuoso, amable, benevolente, generoso o solidario, como en “El es un buen hombre”.

La Biblia revela que la bondad es parte de la naturaleza esencial de Dios. Esperaré en Tu Nombre (en el lenguaje Bíiblico “nombre” significa naturaleza, carácter o esencia), porque es bueno(Salmo 52:9). Cuando decimos que Dios es bueno, significa que es lo que está en la naturaleza y carácter de Dios lo que hace que El sea amable y benevolente. La bondad de Dios significa que El es básicamente tierno y solidario hacia Su creación.  Su actitud básica hacia Sus criaturas es una de amistad.  Por Su misma naturaleza está inclinado a otorgar bendición y felicidad.  Por Su naturaleza inherente se complace en la felicidad de Su pueblo. El es bueno y hace el bien (Salmo 119:68).

Dado que el Todopoderoso es inmutable, Su bondad nunca puede cambiar en la menor manera.  El nunca será mejor de lo que ya es ahora, ni será tampoco nunca menos bueno.  En el principio El hizo el universo y he aquí que era bueno.  Todo lo que El hace es aún muy bueno. Ya que Dios es Infinito, Perfecto y Eterno, Su bondad es ilimitada y nunca puede cesar.  Todo lo que haga siempre será bueno.  Tiene bonanza sin fin guardada para nosotros, porque El es el Sumo Sacerdote de las buenas cosas que vendrán.

Alguna gente piensa que Dios es bueno solamente con los que son buenos con El, pero eso no es cierto.  La bondad de Dios no está restringida a los creyentes– ¡oh no! El Señor es bueno para con todos, y Sus misericordias están sobre todas Sus obras  (Salmo 145:9). El mensaje del Rabino Pablo a los paganos de Listra fue que Dios no se dejó sin testimonio, en cuanto que hizo el bien y les dio lluvias del cielo y estaciones fructíferas, satisfaciendo vuestros corazones con alimento y alegría  (Hechos 14:17). El Mesías Yeshua nos dijo que  El hace que Su sol brille sobre buenos y malos, y envía lluvia sobre justos e injustos  (Mt. 5:45).

La bondad de Dios es básica para cualquier pensamiento correcto acerca del Altísimo y es necesaria para nuestra salud moral : Si Dios no fuera bueno, no habría distinción entre amabilidad y crueldad, lo bueno puede ser malo, y lo malo puede ser bueno; el cielo puede ser el infierno y el infierno puede ser el cielo.  Pero dado que el Señor es bueno, hay una diferencia moral real entre el bien y el mal, y no deben confundirse.  Ay de los que llaman bien al mal y mal al bien porque hay una diferencia  (Isaías. 5:20). Apartate del mal y haz el bien (Sal. 34:14) es tan buen consejo ahora como cuando lo escribió el rey david hace 3000 años.

La bondad de Dios se revela en la creación: Toda buena cosa que cualquier criatura disfruta en el presente, o espera disfrutar en el futuro, fluye del río inacabable de la bondad de Dios. Toda buena cosa otorgada y todo regalo perfecto es de arriba, del Padre de luz  (Santiago 1:17). Así como el universo bulle de vida, también bulle de delicias.  Hay muy pocas cosas en la naturaleza que promueven dolor por el dolor. Por otro lado hay muchas cosas que Dios ha diseñado en Su creación expresamente para nuestro placer. ¿Por qué Dios hizo un universo lleno de delicias y disfrutes? ¿Por que fue creado el hombre con la capacidad de esperimentar placer y alegría? Por la bondad de Dios. ¿Por qué es posible disfrutar de la música y el arte? ¿Por qué el Señor nos hizo capaces de disfrutar el sabor de una buena comida, o de sentir el aroma de un perfume delicado? ¿Por qué hizo las flores y las plantas para complacer nuestros sentidos, decorar nuestros ambientes y suministrarnos buen alimento? ¿Por qué creó árboles que son hermosos a la vista y útiles para cosntruir nuestras casas? ¿Por qué hay piedras de colores y joyas y metales que hacen la vida más hermosa? ¿Por qué nos creó Dios con la capacidad de tener relaciones significativas con otros y que enriquecen nuestras vidas? ¿Por qué Dios hizo hermosa mujeres y hombres apuestos que nos atraen y esposos y esposas y familias e hijos que hacen más rica nuestra vida? Porque El es bueno.

La bondad de Dios es revelada en Su Palabra : ¿Por qué el Infinito nos da una comunicación especial, la Biblia? ¿Por qué Dios nos envía profetas justos para instruirnos? ¿Por que el Todopoderoso nos envía reyes buenos como David y Ezequías? ¿Por qué Dios nos envía sacerdotes y santos, hombres consagrados y apóstoles, pastores y maestros? Es por Su bondad.

La bondad de Dios es revelada en la redención: ¿Por qué Dios no destruyó el mundo luego que Adan y Eva pecaron? ¿Por qué Dios salvó un pueblo en cada generación? ¿Por qué Dios llevó a Israel fuera de Egipto? ¿Por qué Dios da al pueblo judío la tierra de Israel? ¿Por qué Dios acepta nuestro arrepentimiento y perdona nuestros pecados? Porque El es bueno–no porque nuestro arrepentimiento es tan especial por si mismo, y no porque Dios está obligado a perdonarnos. Porque Tu oh Dios eres bueno, y pronto a perdonar, y abundante en amor para todos los que te invocan  (Salmo 86:5). ¿Por qué el rey de los cielos responde a nuestras oraciones? No porque El nos debe algo de alguna manera, o porque nuestras oraciones son tan meritorias en sí mismas, sino porque simplemente Su naturaleza es buena.

La bondad de Dios es revelada más claramente en el Mesías Yeshua : Dios envió a Su Hijo al mundo para mostrarnos su bondad total.  Yeshua es el Buen Pastor (Juan 10:11). El proclamó las buenas noticias. El hizo muchas buenas obras del Padre. El dió buenos regalos, El sembró la buena semilla, y El sirvió el mejor vino.  El hizo muchas buenas promesas.  Entonces en un acto sin paralelo de pura bondad, el Mesías sacrificó su eterna vida y murió en una cruz.  De hecho Su vida y ministerio se pueden resumir al decir que El anduvo haciendo el bien  (Hechos 10:38). ¿Qué hizo que Dios se haga hombre? ¿Que envió al Mesías a morir en una cruz? ¿Qué hará que El regrese a la tierra, y traiga bendiciones sin fin, prosperidad, felicidad y bienestar al mundo? La bondad de Dios.

¿Cómo podemos estar seguros que el Dios Infinito e Invisible es bueno? La respuesta es que Dios es exactamente como el Mesías Yeshua. El que me ha visto ha visto al Padre se atrevió a declarar el Mesías Yeshua . El Mesías caminó sobre la tierra de tal manera que nos pueda enseñar cómo es el Padre. El vino para dar a conocer a Dios a una raza perdida que tenía toda clase de ideas falsas acerca de El. De Yeshua podemos aprender cómo actúa Dios hacia la gente.  El humilde y el arrepentido encontrará a Dios bueno y misericordioso, como encontraron que es Yeshua.  Encontrarán al Padre como el padre del hijo pródigo– lleno de gracia, acogedor, delirante de alegría–si vienen a El como vino a su padre el hijo pródigo.  Los atemorizados encontarán amigable a Dios.  A los pobres en espíritu El será perdonador.  Con  los ignorantes será considerado.  Será gentil con los débiles. Será hospitalario con los extranjeros.  A los que lloran por sus pecados, será confortador como lo fue Yeshua. . Pero los que se consideren sabios encontrarán que el que todo lo sabe es aún más hábil.  Los hipócritas e insinceros, los que lo honran con sus labios pero cuyos corazones están lejos de El, encontrarán a Dios frio y distante–como encontraron a Yeshua.  Yeshua siempre será amigo de los pecadores, pero siempre se opondrá al arrogante e independiente.  No forzará Su amistad sobre aquellos que rehusan ser amigables con El.

Es esencial saber que Dios es bueno : La caída de la humanidad nos ha hecho temerosos de aproximarnos a Dios. Cuando Adán y Eva pecaron se escondieron de Dios, y su descendencia aún se esconde de El. Años de rebelión contra el Creador han instilado un temor en nosotros que no es fácil de vencer. Un rebelde que ha sido capturado no entra voluntariamente a la presencia del rey al cual ha tratado largamente de derrocar.  Alguien que ha ignorado a Dios por toda su vida y que comienza ainteresarse en el Todopoderoso puede preguntarse, “Si me acerco a Dios, cómo actuará conmigo? ¿Qué clase de disposición tendrá? ¿Será amigable o estará enojado?” Toda la condición de la humanidad se puede cambiar si pudieramos creer que el Dios del cielo, aunque es el Altísimo,  Elevado y Exaltado por encima de los cielos, está pronto a ser nuestro amigo. La grandeza y santidad de Dios debe provocarnos respeto por El, pero al mismo tiempo Su bondad nos alienta a no estar atemorizados de El .

Debemos reconocer que Dios es bueno y que nosotros no lo somos: La mayoría de la gente piensa que es muy buena, especialmente cuando se compara con el resto.  Pero comparados con la bondad infinita que es Dios, el mejor hombre no es en absoluto tal.  Hay una distancia infinita entre la bondad de Dios y la humanida caída.  El Señor ha mirado desde los cielos sobre los hijos de los hombres, para ver si ahy uno que entienda, que busque a Dios.   Todos se han desviado; se han corrompido; no hay uno solo que haga el bien, ni uno solo  (Salmo 14:2-3). Yeshua reafirmó esto cuando dijo: nadie es bueno sino sólo Dios  (Lucas 18:19). Dios es absolutamente bueno. El hombre es sólo relativamente bueno en la medida en que nos conformamos a la bondad de Dios.  Somos malos en la medida en que nos desviamos de la bondad de Dios.  Si no admitimosque sólo El es verdaderamente bueno, y que nosotros no lo somos, nunca nos acercaremos a El de la manera en que deberíamos.  Si insistimos en afirmar que somos buenos, nunca experimentaremos la totalidad de Su bondad salvadora.

¿Por qué ocurren cosas malas a gente relativamente buena? A veces la gente cuestiona la bondad de Dios cuando ocurren cosas malas, o si experimentan una frustración.  Se preguntan si el Señor es bueno si permite que exista el mal en el mundo. Pero consideren esto: el pecado y la maldad son malos en sí mismos.  La amputación de un brazo o una pierna es malo en sí mismo, pero si es necesario hacerlo para salvar una vida, es bueno. El dolor es algo malo en sí mismo.  Pero si nos advierte a no poner nuestras manos en el fuego, sirve para un buen propósito. De manera similar, ¡Dios es tan Poderoso y tan bueno que tiene la capacidad de usar el pecado y el mal para traer un bien mayor!. Lo que sea que otros nos hagan, aún si lo hicieron por maldad, Dios lo puede convertir en algo bueno (Gen. 50:20). El hace que todas las cosas lleven a bien a aquellos que aman a Dios, a aquellos que han sido llamados de acuerdo a Sus propósitos.  (Romanos 8:28).

Si el mal puede ser usado para traer un bien mayor, entonces es consistente con la bondad de Dios permitir la existencia del pecado y la maldad por un tiempo. Eventualmente los malos se inclinarán delante de los buenos  (Proverbios 14:19), y entonces todo pecado y toda maldad serán completamente eliminados de los nuevos cielos y la nueva tierra. Un universo de pura bondad es el objetivo final en los planes de Dios.

Hasta que alcancemos nuestro destino final, Dios nos disciplinará de manera que no perdamos esa eternidad de alegría.  Fue después de ser afligido que el rey David pudo decir : fue bueno para mí el ser afligido (Salmo 119:71). Sea que estemos experimentando circunstancias placenteras o difíciles, necesitamos tener la actitud de Job quien dijo:  Aceptaremos el bien de Dios, y no la adversidad ? (Job 2:10). Cuando sufrimos debemos confiar qen que nuestro Padre celestial es aún bueno y tiene nuestros mejores intereses en su corazón.

A la luz de la bondad de Dios,  El debe convertirse en nuestro bien supremo: Mientras que es cierto que el Señor es la fuente de toda cosa buena que disfrutamos,  necesitamos buscarlo no solo por las buenas cosas que El nos da, sino porque El mismo es el bien final. Ya que el Creador es infinitamente mejor que todo en Su creación, debemos querer renunciar a los bienes menores con el fin de obtener el bien final.  Tiene sentido desarrollar la actitud que el rey David desplegó cuando oró: Señor, Tú eres mi Señor; no tengo otro bien que Tú  (Salmo 16:2). Comparado con el Infinito, todo lo demás en en una creación finita debe disminuir hasta una relativa insignificancia. Un hombre debe estar dispuesto a vender todo lo que tiene con el fin de comprar la perla de gran precio.  Debemos aún estar dispuestos de entregar a nuestro único hijo, como hizo Abraham , con el fin de tener al Señor como nuestro Dios.  Como el Rabino Pablo necesitamos poder decir de corazón, todo lo que me era ganancia, lo he contado como pérdida por causa del Mesías.  Más que ello, cuento todas las cosas como pérdida en vista del enorme valor de conocer al Mesías Yeshua mi Señor, por Quien he sufrido la pérdida de todas las cosas, y las cuento como desperdicio con el fin de ganar al Mesías  (Fil. 3:7-8).

Necesitamos imitar la bondad de Dios : Como niños que crecen imitando a sua padres, debemos imitar la bondad de Dios.  Ama a tus enemigos  nos dijo el Mesías, y haz el bien, y presta, sin esperar nada a cambio; y tu recompensa será grande, y serán hijos del Altísimo; porque El mismo es bondadoso con hombres desagradecidos y malvados  (Lucas 6:35). Al estudiar y aplicar la Palabra de Dios, podemos entrenar nuestros sentidos para discernir bien y mal.  Podemos aprender a evitar el mal, y aferrarnos a lo que es bueno. Al ser transformados por el Espíritu de Yeshua, podemos estar equipados para toda buena obra.  Podremos hacer el bien a todos los hombres y llevar fruto en toda buena obra.

¿Aún tiene dudas de que Dios es bueno? ¡Pruébelo! Prueben y vean que el Señor es bueno (Salmo 34:8). Haga sus primeros intentos de hacer las cosas a Su manera. Ore con El. Lea Su Palabra. Acérquese a El. Descubrirá lo que el salmista cuando declaró que  la cercanía de Dios es mi bien  (Salmo 73:28).

Estoy en deuda con  El conocimiento del Santo  de  A.W. Tozer  para este artículo.

By |2017-01-30T21:44:47+00:00December 13th, 2012|Categories: Spanish|Tags: |Comments Off on La Bondad De Dios

About the Author:

Rabbi Loren Jacobs is the senior rabbi and founder of “Congregation Shema Yisrael” (which means “Hear O Israel”). Congregation Shema Yisrael is a Messianic synagogue which was started in 1986 when Rabbi Loren and his wife Martha moved to Michigan to proclaim the Good News about the Messiah to the Jewish people living in the metro Detroit area.Rabbi Loren was raised in a Jewish home in the Chicago area, and became a Messianic Jew in 1975. He graduated from Moody Bible Institute’s Jewish Studies program in 1979 and received a Bachelor’s degree in Biblical Literature from Northeastern Bible College in New Jersey in 1986. His wife Martha is a fifth generation Messianic Jew, which is quite unusual. They have two adult children and two grandchildren.