Dispensacionalismo – Economía Bíblica

//Dispensacionalismo – Economía Bíblica

Si queremos comprender correctamente, y correctamente aplicar la Palabra de Dios a nuestras vidas, evitar malos entendidos, desilusión y confusión, es importante entender que Dios tiene requisitos diferentes para diferentes personas en diferentes épocas. Hay una palabra para eso, se le llama Dispensacionalismo.

Mientras que la palabra “Dispensacionalismo” no se utiliza en la Biblia, el concepto es enseñado, al igual que son los términos “Trinidad,” “depravación total,” “pecado original,” “seguridad eterna,” y “Judaísmo Mesiánico.”

Dispensacionalismo se basa en la palabra griega oikonomia, la cual es una combinación de oikos, “casa,” y nomos, “ley.” Oikonomia significa la ley de la casa; el arreglo de la casa, administración, gerencia, gestión; o dispensación – que significa, la forma en que se dispensan las cosas.” Aparece nueve veces en el Nuevo Testamento (Lucas 16:2-4, 1Corintios 9:17, Efesios 1:10, 3:2,9, Colosenses 1:25, 1 Timoteo 1:4). El verbo oikonomeo, ” administrar o gestionar,” se usa en Lucas 16:02, y el sustantivo oikonomos, “un administrador o gerente,” aparece diez veces (Lucas 12:42; 16:1, 3, 8; Rom.16:23; 1Corintios 4:1-2; Gal. 4:2; Tito 1:07; 1 Pedro 4:10).

Dispensacionalismo ve el mundo como un hogar que es dirigido por Dios. Dios está administrando el mundo como el gerente de una casa, “El administra sus asuntos de acuerdo a su propia voluntad y en varias etapas de revelación en el transcurso del tiempo” (Charles C. Ryrie, Dispensacionalismo Hoy, p. 31).

El Dispensacionalismo se basa en dos principios básicos. El primero, se basa en un constante, normal, y literal significado de la Palabra de Dios en nuestro diario vivir, a menos que el texto indique lo contrario. En otras palabras, tratamos el lenguaje de la Biblia como tratamos cualquier otro idioma. Todos los idiomas que se hablan tienen la intención de ser tomada literalmente, o normalmente, reconociendo al mismo tiempo que todas las lenguas tienen modismos, símbolos, alegorías, metáforas, etc.

La regla básica de interpretación en el Dispensacionalismo es lo que se conoce como la regla de oro de la interpretación: si el sentido literal de la Escritura tiene sentido, no busques otro sentido- de otro modo terminaras sin sentido. Por lo tanto, tome cada palabra en su primaria, ordinaria, habitual, o sentido normal, a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de los pasajes relacionados y verdades fundamentales indican claramente lo contrario.

Sabemos por el significado normal y literal del contexto cuando nos dice algo simbólico o de manera figurativa. La Biblia fue escrita en el idioma de los hombres y fue escrita con la intención de ser tomada literalmente con el reconocimiento de la utilización de figuras retóricas o modismos. Símbolos bíblicos, con raras excepciones, suelen ser explicado en otro lugar en la Biblia. Por lo tanto no hay necesidad de recurrir a las conjeturas. Por ejemplo, Apocalipsis 9:1 hace referencia a una estrella, y “la llave del abismo, le fue dado.” Obviamente “estrella” en este versículo no es una estrella literal en una de las galaxias, impulsado por una reacción nuclear, pero se refiere en sentido figurado a un ángel. Y sin embargo, sólo dos versos anteriores, la estrella de Apocalipsis 8:12 hace referencia a las estrellas literales que son estrellas. El contexto lo hace evidente, cuando la estrella se va a utilizar en forma literal o simbólicamente.

Dispensacionalismo insiste en que todas las promesas que Dios hizo a los judíos las cuales aún no se han cumplido se cumplirán literalmente en el futuro. Y ¿por qué no? Las promesas del Señor siempre se han cumplido literalmente. Dios prometió a Adán y Eva que la simiente de la mujer iba a venir. Y fue así. Noé fue advertido de un gran diluvio que destruiría a todo ser viviente en la Tierra. Y sucedió. A la simiente de Abraham se le prometió una tierra. Y la recibimos. Moisés se le prometió la victoria en dirigir a Israel fuera de Egipto. Y lo logro. Israel en su rebeldía fue advertido de una dispersión que les venía; y les vino. La destrucción del Templo y de la nación fue profetizada. Y sucedió. Zacarías dijo que el Rey Mesías vendría humildemente, justo y dotado de salvación, y que entraría a Jerusalén montado en burro. Y lo hizo. El sufrimiento, la muerte, sepultura, y resurrección del Hijo de Dios fue profetizado. Y todo sucedido.

Si estas y otras docenas de profecías como ellos se cumplieron literalmente, ¿por qué las muchas profecías restantes sobre el futuro glorioso de Israel no se deberían de cumplir literalmente? ¿Por qué deben ser aplicadas a la Iglesia?

Los profetas prometieron a Israel que Dios nos dispersiónaria entre las naciones, y nos devolvería a nuestra antigua casa, que El que dispersó a Israel reuniría esa misma gente de nuevo a nuestra tierra antigua (Jeremías 31:10). ¿Por qué eso no sucedería literalmente? Él Señor lo está haciendo ahora mismo!

Las palabras del Señor a los dos en el camino de Emaús se aplican: “¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho!” Dispensacionalismo nos demanda creer todo lo que los profetas hayan dicho – esto es una interpretación literal de las Escrituras.

El segundo principio fundamental del Dispensacionalismo surge a partir de la primera: hay una distinción consistente en las Escrituras entre Israel y la Iglesia, y aunque hay una conexión entre los dos, y hay una relación entre Israel y la Iglesia, Israel y la Iglesia son dos entidades separadas. Por lo tanto, Israel significa Israel y la Iglesia significa la Iglesia, y la Iglesia no significa Israel, e Israel no significa la Iglesia.

Teología del Reemplazo se introdujo a la Iglesia poco después de que el liderazgo gentil tomo la posición del liderazgo judío original, en algún momento después del año 70 dC. Teología del Reemplazo enseña que la Iglesia sustituye a Israel en el programa de Dios. La Iglesia es la Nueva Israel, y la sustitución de Israel, y las muchas promesas hechas a Israel en la Biblia se cumplen en la Iglesia cristiana, no en la literal Israel. Teología del Reemplazo enseña que el pueblo judío ya no es un “pueblo elegido”. De hecho, que ya no son diferentes de cualquier otra nación. El pueblo judío no tiene un futuro extraordinario, y ya no tienen un propósito especial en el plan de Dios. En Romanos 11:1 Pablo pregunta: “¿Ha desechado Dios a su pueblo judío?” Dispensacionalistas, como Pablo, enfáticamente responde, no. Los teólogos de Reemplazamiento responden sí.

Teología del Reemplazo no cree que todas las profecías de las Sagradas Escrituras sobre la bendición y la restauración de Israel a la tierra prometida, como Ezequiel 36-48, Zacarías 12-14, la mayor parte de Isaías 59-66, y muchos otros pasajes proféticos deben ser tomadas literalmente, pero al no ser tomadas literalmente, y al ser “espiritualizadas” las promesas y la bendición de Dios son para la Iglesia. Sin embargo, las profecías de condena y juicio siguen siendo para la nación de Israel y el pueblo judío. Los pasajes son tomados literalmente. Cuando le quitas las promesas de bendición del pueblo judío, y se deja sólo las maldiciones, esta falta de equilibrio teológica puede conducir al antisemitismo, al que algunos acusan a la Teología de Reemplazo de ser culpable.

Pero, si Dios ha rechazado a Israel, y no hay futuro especial para la nación judía, ¿cómo podemos explicar la supervivencia sobrenatural del pueblo judío entre las naciones desde hace 2500 años, el renacimiento de Israel entre las naciones, un próspero moderno estado Judío democrático, estas victorias sorprendentes en grandes guerras con las naciones vecinas egipcios y árabes, que tienen una población mucho más grande, con el apoyo de grandes riquezas petroleras? ¿Y qué tal el hecho de que el Espíritu de Dios se está dando más y más a la gente judía, para que la comunidad Mesiánica judía este creciendo y creciendo?

Si Dios ha rechazado a Israel, ¿por qué los cristianos deberían de ponerse de parte de Israel? Y si no se ponen de parte de Israel, no van a estar en peligro de unirse con las naciones, y pasar por el castigo profetizado en Joel 3:1-2? “En aquellos días y en ese momento, cuando restaure las fortunas de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones y las haré descender al valle de Josafat. Entonces voy a entrar en juicio contra ellas en nombre de mi pueblo y mi heredad, Israel, a quien ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra”.

¿Acaso los cristianos pueden unirse a todas las naciones que se unen para destruir al pueblo judío que estará en la Tierra de Israel en los últimos días y tras una lucha contra el Señor? (Zacarías 12) ¿Quién es un cristiano de apoyo? ¿Apoyara las naciones del mundo y su ejército de las Naciones Unidas, o pequeña Israel? ¿No están en peligro de sufrir la maldición que se encuentran en Génesis 12? ¿Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que os maldicen?

La escatología de las Escrituras está conectada a la nación de Israel. Pablo nos dice que la futura bendición del mundo entero depende de Israel, y en la salvación de Israel. “Y si su transgresión es riqueza para el mundo, y su fracaso es riqueza para los gentiles, cuánto más será su plenitud!” Y queremos el: “cuánto más!” Pablo también escribe, “si su rechazo es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? “Cuando la mayoría de Israel acepta al Mesías Yeshua, y la plena aceptación de Dios hacia nosotros, será como vida de entre los muertos, resurrección para el mundo entero, como toda una nueva edad de oro glorioso para la humanidad.

Y los cristianos deberían querer ser parte de eso, y trabajar con Dios hacia esa meta gloriosa. Pero generalmente no lo hará si acepta la Teología del Reemplazo. Usted lo hará, si usted cree en la teología Dispensacional. Si usted es un Dispensacionalista, se toma estas cosas literalmente, y sus simpatías están con el pueblo judío. Si usted es un teólogo de Reemplazo, por lo general no tiene mucha simpatía por Israel.

Los cristianos deben ser los más grandes amantes y defensores del pueblo judío. Ha llegado la salvación a los gentiles para que el pueblo judío este celoso! Así que los cristianos deben tener un amor especial, simpatía, compasión y el corazón para el pueblo judío. Pero eso rara vez ha sido el caso en la Iglesia – de hecho, todo lo contrario, y parte de la culpa es de la Teología del Reemplazo.

Otros ejemplos de la confusión

Cada vez que el Dispensacionalismo es rechazado, conduce a todo tipo de confusión teológica y Bíblica. Por ejemplo, algunos involucrados en el movimiento judío Mesiánico están exigiendo que los cristianos gentiles cumplan todas las leyes que forman parte de la Alianza del Sinaí, aunque la mayoría de las legislaciones de esa edad están específicamente dirigidas al pueblo judío, y nunca obligatorio para los gentiles.

Otro ejemplo de confusión es la “enseñanza de la prosperidad”, que enseña que los cristianos deben estar experimentando prosperidad financiera y salud perfecta.

 Parte de esta falsa enseñanza se basa en las bendiciones y promesas dirigidas a la nación de Israel y que forman parte del pacto que fue hecho en el Sinaí.

¿Cuáles son estas dispensaciones o administraciones?

Dispensacionalismo reconoce que Dios ha hecho diferentes demandas de los pueblos distintos en momentos diferentes. Se ve una progresión en la historia de la salvación, una progresión en la revelación de la voluntad de Dios. Aunque otros han llegado a ver otras cantidades de dispensaciones, yo veo siete dispensaciones:

La primera dispensación fue la edad de Adán y Eva antes de la caída. Dios no demando muchas exigencias sobre Adán y Eva. Les dijo que cuidaran el Jardín y no comieran del árbol de la ciencia del bien y del mal.

La segunda dispensación va desde la Caída hasta el Diluvio. El Señor proveyó un medio de Expiación. Fue permitido matar animales, y derramar su sangre, para que Adán y Eva y sus descendientes, que son los seres humanos caídos, pudieran reconciliarse con el Creador.

La tercera dispensación fue la edad de la alianza con Noé a la llamada de Abraham. El pacto que el Señor hizo con Noé después del Diluvio estableció el gobierno humano, y le dio el derecho de la pena capital en el caso de asesinato. La dieta del hombre fue cambiada, permitiendo a los seres humanos matar y comer animales, pero no su sangre.

La cuarta Dispensación fue la edad de Abraham a la salida de Egipto. El Señor hizo un pacto con Abraham y comenzó la creación de un nuevo pueblo, un pueblo elegido, y nuevas exigencias en ellos, como la circuncisión. Él les dio una tierra especial. Su plan era utilizarlos para llevar el conocimiento de Dios y la salvación a las demás naciones del mundo. Habían caído en terrible oscuridad, adorando a dioses falsos que no podrían salvar y sacrificaban sus hijos a ellos, participando en guerras, esclavitud y perversión sexual.

La quinta dispensación es del pacto hecho en el Monte Sinaí a la primera venida del Mesías. El Señor salvo a Israel de Egipto, y levanto a Moisés, el dador de la ley, quien dio muchas nuevas leyes a Israel. El templo en Jerusalén, juntamente con los sacerdotes levitas, y los sacrificios ordenados por Dios, los cuales sólo podían ser ofrecidos en el templo, proveyendo el medio de Expiación.

La sexta dispensación es de la primera venida del Mesías a la segunda venida del Mesías. En la primera venida, el Mesías hace una nueva alianza con la casa de Israel y de Judá, que también incluye a los gentiles. Aquellos que entran en este Nuevo Pacto, el Pacto del Mesías, pasan a formar parte de la Santa Comunidad del Mesías, la Iglesia, que se compone de judíos y gentiles. La Iglesia tuvo un comienzo distinto (Yeshua dijo, “voy a construir – tiempo futuro, un acontecimiento futuro – Mi Ekklesia – Mis llamados, Mi Iglesia” Mateo 16:18). Por eso la Iglesia no existía como una entidad en el Antiguo Testamento. La Iglesia no es idéntica a Israel.

La séptima dispensación se llevará a cabo en el futuro, cuando el Hijo de Dios vuelva a la Tierra, y reine en Jerusalén sobre Israel y las naciones por 1.000 años. Satanás será encadenado y lanzado al abismo. Hay un tiempo de restauración. La naturaleza será transformada, la vida humana aumentara en amplitud, la paz y la prosperidad abundara. Es durante estos mil años que todas las promesas de Dios que hizo al pueblo judío a través de los profetas, los apóstoles y el Mesías, literalmente se cumplirán. En el Milenio, Dios administrará el mundo y dispensara sus leyes de una nueva manera.

El Milenio

¿Cómo sabemos que habrá un futuro Milenio, un reinado por 1,000 años del Mesías en la Tierra? Aquí está un sólo pasaje del Tanaj (Antiguo Testamento) y uno del Nuevo Testamento. Que debe entenderse literalmente. En Isaías 65, el Señor dice: Voy a crear a Jerusalén para ser una delicia y su gente una alegría. Me regocijaré por Jerusalén y me gozaré por mi pueblo; no se oirá más en ella voz de lloro ni voz de clamor. No habrá más allí niño que viva pocos días, ni anciano que no complete sus días; porque el joven morirá a los cien años, y el que no alcance los cien años será considerado maldito. Construirán casas y las habitarán, plantarán también viñas y comerán su fruto. No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque como los días de un árbol, así serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán de la obra de sus manos. Debe haber un reino literal en la Tierra para esta promesa al pueblo judío (y hay muchas otras promesas para nosotros) que deben cumplirse.

Mira cuántas veces “mil años” se menciona en el siguiente pasaje del Nuevo Testamento: Juan escribe: “Y vi a un ángel que descendía del cielo, con la llave del abismo y una gran cadena en su mano. Prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años; y lo arrojó al abismo, y lo cerró y lo selló sobre él, para que no engañara más a las naciones, hasta que se cumplieran los mil años; después de esto debe ser desatado por un poco de tiempo. También vi tronos, y se sentaron sobre ellos, y se les concedió autoridad para juzgar. Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Yeshua y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con el Mesías por mil años. Los demás muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años. Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo es el que tiene parte en la primera resurrección; la muerte segunda no tiene poder sobre éstos sino que serán sacerdotes de Dios y del Mesías, y reinarán con El por mil años. El resto de los muertos no tornaron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro rincones de la Tierra.

 La primera resurrección, que toma lugar antes de los mil años, ya sucedió? No. ¿Estamos en estos mil años ahora, con la influencia de Satanás limitada? ¿Esta Satanás encadenado ahora, como aquellos que no toman este pasaje literalmente y creen? Mira en lo que él ha ayudado a lograr en el siglo pasado: la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto, las guerras árabes contra el renacimiento de Israel, decenas de otras guerras, las cuales decenas de millones de asesinatos bajo Mao y Stalin, el genocidio contra los armenios, los genocidios en Ruanda y Camboya, 40 millones de niños asesinados en el vientre de sus madres, sólo en los Estados Unidos. Si él está encadenado, su cadena debe ser muy larga!

Por último, después del Milenio, este universo actual va a ser destruido. Luego será el Día del Juicio Final, y entonces el Creador hará un Cielo Nuevo, una Nueva Tierra y una Nueva Jerusalén, donde Dios y el Mesías reinarán sobre la humanidad redimida por la eternidad, con la paz y felicidad perfecta con Dios y el sacrificado Mesías sumamente glorificado. Esa es la meta a la que nos dirigimos.

La relación de judíos Mesiánicos A las Leyes de la Dispensación anterior

 • El pacto en el que gran parte de la Torah se basa es un pacto roto (no hay ningún templo y por lo tanto ningún sacrificio por el cual podemos acercarnos a Dios y obtener la vida eterna). Es imposible mantener todas las leyes del pacto mosaico en la actualidad. Además, la mayoría de judíos viven fuera de Israel, y muchas de las leyes sólo se aplican a la vida dentro de Israel.

• Las leyes que forman parte del pacto mediado por Moisés son todavía extremadamente valiosas y relevantes. La Torah continúa informando y guiando la vida del pueblo judío. Nos enseña las cosas que hay que hacer y nos da una buena manera de vivir. Nos ayuda a vivir una vida judía auténtica. Nos ayuda a seguir siendo parte del Pueblo Santo. El tema de la asimilación es un problema grande e importante para los judíos Mesiánicos. Históricamente, las familias Judío Mesiánico que no hacen ningún esfuerzo para vivir un estilo de vida judía o de participar en el evangelismo judío casi siempre se asimilan y pierden su identidad judía dentro de un par de generaciones. El tema de la asimilación es algo que se aborda en el Nuevo Testamento. El rabino Pablo manda a los Judíos Mesiánicos a que no se conviertan en incircuncisos (1 Corintios 7:18), lo cual significa no buscar la asimilación en la cultura de predominio gentil, pero continuar con su forma de vida judía.

• La Torah es más que el Pacto Mosaico. Toda la Palabra de Dios, incluyendo el Nuevo Pacto, es “la Torah” (literalmente, “enseñanza” o “instrucción”).

• Los primeros judíos Mesiánicos tenían una opinión favorable de la Torah, y muchos estaban celosos de vivir de acuerdo con ella (ver Hechos 21:20-26). Historia registra que los judíos Mesiánicos continuaban viviendo un estilo de vida judía distinguible basado en la Torah durante siglos después de la llegada del Mesías Yeshua. No hay ninguna incompatibilidad con ser “celosos por la Torah” y ser un judío Mesiánico.

Por lo tanto: Estoy a favor de la Torah, al mismo tiempo reconociendo que el Pacto que fue hecho en el Sinaí es un pacto roto. Estoy a favor de la Torah, valorando la gran sabiduría que se encuentra en la Torah. Estoy a favor de la Torah, reconociendo que todos los creyentes en cierto sentido, deben cumplir la Ley (Romanos 8:4), pero que no todos están obligados a cumplir los mismos requisitos de la Ley (por ejemplo, los gentiles no tienen que ser circuncidados). Estoy a favor de la Torah, reconociendo que nadie (judíos o no) pueden ser salvos por las obras de la Ley. Estoy a favor de la Torah, reconociendo que la enseñanza del Mesías nos ayuda a devolvernos a la intención original de la Torah con respecto a cuestiones tales como un hombre estar casado con una sola mujer. Estoy a favor de la Torah, aceptando que uno de los principales objetivos de la Torah para nosotros es dirigirnos al Mesías. Estoy a favor de la Torah, aceptando el hecho de que los judíos Mesiánicos que no optan por mantener todos los aspectos de la Ley, en particular las leyes ceremoniales, no pierden su salvación. Mi experiencia personal es que me he vuelto más observante con el tiempo, pero fue un proceso que tomó años. Por lo tanto animo a judíos Mesiánicos a identificarse y apegarse a su herencia judía, que en gran parte se basa en la Torah, y animo a judíos Mesiánicos a ser amables con los demás con respecto a la observancia de la Torah de los demás.

Como judíos Mesiánicos debemos elaborar la salvación con temor y temblor, tenemos que ser amables el uno al otro en el ámbito de la práctica. Los judíos Mesiánicos que quieren vivir una vida que es más observantes de la Torah tienen la libertad para hacerlo, pero no pueden exigir que otros vivan de la misma manera. Los judíos Mesiánicos que quieren mantener las costumbres y tradiciones de nuestra gente son libres de hacerlo, siempre que esas costumbres y tradiciones no estén en contradicción con la enseñanza de la Palabra de Dios. Muchas costumbres y tradiciones rabínicas son profundas y una bendición para la vida judía. Sin embargo, hay un peligro. Las tradiciones judías y las prácticas y las formas se pueden exagerar, por lo que el judaísmo Ortodoxo es excesivamente elevado en las mentes de nuestro pueblo. El resultado es que el judaísmo no Mesiánico comienza a ser mal percibido como más genuino, auténtico y autorizado. Luego algunos abandonan el judaísmo Mesiánico y niegan su fe en Yeshua por completo. Además, las formas y tradiciones pueden llegar a ser tan importantes que Yeshua es desplazado, y Él se convierte en un poco más que un espectador en nuestros servicios, o una nota al pie en nuestros libros de oración. Otra consideración: Lejos de atraer a más personas judías, estos modelos de ministerio es un desvío a la mayoría de los judíos en los Estados Unidos e Israel, la mayoría de los cuales no desean que los servicios sean de un estilo largo Ortodoxo. Un estudio reciente muestra que sólo el 9% de las personas judías que viven en los Estados Unidos en el grupo de 30-39 años de edad se consideran ortodoxos y el 16% de los judíos de 18-29 años ya se identifican como ortodoxos.

Me encanta el movimiento judío Mesiánico y me comprometo a ello! Quiero ver muchas congregaciones Mesiánicas saludables con fuerte identidad judía y compromiso. Quiero que nuestras sinagogas se identifiquen con Israel y el pueblo judío, y también con todo el Cuerpo del Mesías. Quiero ver a judíos Mesiánicos tomar más de un papel de liderazgo en la Iglesia cristiana. Quiero ver que estamos comprometidos con la evangelización mundial, el cumplimiento de nuestro llamado a ser un reino de sacerdotes y una luz para las naciones. En especial quiero ver nuestras sinagogas comprometidas con la evangelización audaz entre nuestra propia gente (incluyendo organizaciones establecidas por misiones judías). Anhelo el vino nuevo del moderno judaísmo Mesiánico que sea centrado en Yeshua, dirigido por el Espíritu, y evangelización audaz como su pieza central. Quiero que nuestras congregaciones se adapten creativamente a su tiempo y sus comunidades, mezclando lo viejo y nuevo, lo mejor del judaísmo y lo mejor del cristianismo, de modo que resuene con las almas de la generación actual.

Gentiles Cristianos Y Su Relación A Las Leyes De La Dispensación Anterior

La Iglesia, la comunidad santa del Mesías compuesta de judíos y gentiles, mientras que teniendo mucho en común con Israel, no es idéntica a Israel. El Nuevo Pacto no es la misma que el Antiguo Pacto. Judíos que entran en el Nuevo Pacto siguen siendo judíos, y gentiles que entran en el Nueva Pacto siguen siendo gentiles. Al ser injertados en Israel no significa que los creyentes gentiles sean Israel, o están obligados a vivir la misma manera que Israel. Los creyentes gentiles no son los mismos que los extranjeros gentiles que vivían en la nación de Israel bajo el Antiguo Pacto. Los cristianos gentiles tienen un estatus elevado en comparación con los extranjeros que vivían en la nación de Israel bajo el Antiguo Pacto. Son totalmente co-herederos del Reino de Dios con los santos judíos.

Una forma de entender el Pacto Mosaico es como la constitución de Israel. Sin embargo, no todas las 613 leyes que conforman la Torah son basadas para ser aplicadas a todo el mundo. Hay leyes que sólo se aplican a los sacerdotes. Por ejemplo, el sumo sacerdote no podía casarse con una mujer divorciada o viuda, mientras que un israelí común podría. Hay leyes que se aplican sólo al rey (como escribir su propia copia de la Torah). Hay leyes que se aplican a los hombres y no a las mujeres, y viceversa. La mayoría de las leyes se dirigieron al pueblo judío, en lugar de los gentiles. Los requisitos de la Ley son diferentes para diferentes grupos de personas.

¿Cuál es la relación de los cristianos gentiles a las leyes que se encuentran en los pactos hechos con Noé, Abraham y en el Sinaí? ¿Qué relación tiene el cristiano gentil a las 613 leyes de la Torah? El libro de los Hechos de los emisarios del Mesías (los apóstoles) y los sabios de la comunidad del Santo Mesías se reunieron para decidir esta cuestión. Esta reunión, registrado en Hechos 15, se refiere a menudo como “El Primer Concilio de Jerusalén”, de acuerdo con lo emitido, el Espíritu Santo inspiró las decisiones hechas por los emisarios y ancianos, además de la fe salvadora en el Mesías Yeshua, sólo había cuatro cosas más, – estos Cuatro Elementos Esenciales, son obligatorias para los cristianos gentiles a observar (ver Hechos 15, especialmente los versículos 19-20, 28-29). Además de los cuatro fundamentos, la obediencia a la Ley Moral era requerido (leyes, tales como no matar, no robar, no cometer adulterio. Dios ha escrito estas leyes morales en el corazón de todos -. Véase Romanos 2:14-15). Aparte de los cuatro fundamentos y la ley moral – todo lo demás, incluyendo el sábado y los días festivos y las leyes dietéticas, no son esenciales, y caen bajo el ámbito de la libertad y elección cristiana.

Si un cristiano quiere observar un día de fiesta o costumbre Bíblica, hay la libertad de hacerlo, pero no hay obligación de hacerlo. Si alguien quiere cumplir con un día de fiesta o costumbre Bíblica, tiene libertad para hacerlo, pero no hay obligación de hacerlo. Los cristianos gentiles tienen la libertad de celebrar el sábado y las festividades judías, o no observarlas. Si alguien dice, “El Mesías es mi Pascua y que no es necesario celebrar un Seder de la Pascua” – está bien. Si alguien dice, “El Mesías es mi Día de Reposo, y estoy descansando en El, y por lo tanto no necesito descansar en el Sábado” – eso está bien. Si alguien quiere cumplir con el primer día de la semana como día de descanso y de culto, tiene todo el derecho de hacerlo. Todo lo que es necesario para los gentiles es tener fe en el Mesías Yeshua. Eso por sí solo los salva. Luego están los cuatro requisitos básicos en Hechos 15. Hay también las exigencias morales de la Ley que ya están escritos en el corazón de todos. Cualquier cosa más allá de estos requisitos es opcional.

Sin embargo, dicho esto, hay muchos principios para una vida piadosa que se puede aplicar de la Torah a la vida del cristiano. Torah significa “enseñanza” o “instrucción”, y todavía sirve como una guía didáctica para la comunidad del Santo Mesías de judíos y gentiles (la Iglesia). Por ejemplo, puede un cristiano tener un tatuaje? El Nuevo Testamento no dice nada sobre el tema, pero la Torah ya nos dio la instrucción en esta práctica (ver Levítico 19:28).

Responder a cargos

La mayoría de los críticos del Dispensacionalismo claman que Dispensacionalismo es una doctrina inventada en los últimos tiempos modernos por el Dr. CI Scofield, editor de la famosa Biblia de Referencia Scofield y John Nelson Darby, lo que implica que el Dispensacionalismo es una doctrina nueva, y si es nueva, no puede ser verdad y por lo tanto no tiene autoridad Bíblica. Sin embargo, ni Scofield CI o John Nelson Darby son los inventores del Dispensacionalismo o la autoridad final sobre el tema.

Es cierto que el Dispensacionalismo ha sido sistematizado en los últimos siglos, lo más famoso por Darby y Scofield, pero esto pasa por alto el hecho de que diversas doctrinas se han detallado en varias ocasiones en la historia de la iglesia. Por ejemplo, la Iglesia Primitiva deletreo las doctrinas del Mesías y el Espíritu Santo y la Trinidad. En otras épocas las doctrinas de la Biblia, la Iglesia y la salvación se han aclarado y ampliado.

La verdad es que los padres de la iglesia Primitiva escribieron acerca de las obras de Dios en varias ocasiones desde la creación hasta la época actual. De modo que los refinamientos doctrinales siempre han caracterizado a la iglesia, y no debería de sorprendernos que el Dispensacionalismo haya sido refinado en los últimos siglos.

Mucho de la historia de los padres de la temprana iglesia muestra que ellos creían en divisiones históricas basadas en el trato de Dios con el hombre. Entre aquellos cuya doctrina de las edades y dispensaciones han sobrevivido desde el período ante-Niceno son Justino Mártir, Ireneo, Tertuliano, Metodio, y en menor grado de Victorino Petau”.

[Justino Mártir (100-165 dC): según Crutchfield, Justin creía en cuatro fases de la historia humana en el programa de Dios. La primera fue desde Adán hasta Abraham, y el segundo fue desde Abraham hasta Moisés, y el tercero fue de Moisés a Cristo, y el cuarto era de Cristo al estado Eterno. Ireneo (120-202 dC): El esquema dispensacional de Ireneo es cuatro en número. Ellos son: 1. Desde la Creación hasta el Diluvio. 2. Desde el diluvio a la Ley. 3. Desde la Ley al Evangelio. 4. Desde el Evangelio al Estado Eterno. Y continúa: “Ireneo, Victorino de Petau, y Metodio su número de las dispensaciones es artificialmente restringida a cuatro… las dispensaciones que más a menudo se habla de los primeros padres en términos de, personas prominentes”. Enlista a las personas como: Adán, Noé, Abraham, Moisés y Cristo. “Divisiones del Dispensacionalismo se hicieron costumbre, a lo largo de los límites de la vida de estos cinco hombres y sus tiempos”, concluye Crutchfield.] Los que rechazan la enseñanza dispensacional por atribuir la fecha de finales de los años 1800 y 1900 son ignorantes de los hechos.

By | 2017-01-30T21:44:40+00:00 December 13th, 2012|Categories: Spanish|Tags: |Comments Off on Dispensacionalismo – Economía Bíblica

About the Author:

Rabbi Loren Jacobs is the senior rabbi and founder of “Congregation Shema Yisrael” (which means “Hear O Israel”). Congregation Shema Yisrael is a Messianic synagogue which was started in 1986 when Rabbi Loren and his wife Martha moved to Michigan to proclaim the Good News about the Messiah to the Jewish people living in the metro Detroit area. Rabbi Loren was raised in a Jewish home in the Chicago area, and became a Messianic Jew in 1975. He graduated from Moody Bible Institute’s Jewish Studies program in 1979 and received a Bachelor’s degree in Biblical Literature from Northeastern Bible College in New Jersey in 1986. His wife Martha is a fifth generation Messianic Jew, which is quite unusual. They have two adult children and two grandchildren.